Sale Macri, entra Alberto: el estado del sector Textil

En diciembre del 2015, en vísperas a la asunción de Mauricio Macri, como presidente de la Nación, tras una década de kirchnerismo, los dos matutinos de mayor circulación nacional, La Nación y Clarín, anunciaron aquello que parecía ser un aluvión de marcas extranjeras de indumentaria. Entre otras contabilizaron a: Forever 21, H&M, TopShop, Gap además de Bershka y Stradivarius. Incluso, se mencionó a marcas de lujo como  como Burberry, Dolce & Gabbana, Gucci o Brooks Brothers. 

Lo cierto es que en cuatro años de gestión ninguna de esas  firmas desembarcó en el país y ese anuncio terminó siendo más una expresión de deseo para aquellos que hubiesen querido comprar barato y seguir el ritmo al fast fashion, y también para los muy pocos que podían comprar productos de lujo de marcas legendarias de la moda global. 

Hay que decir, además, que esto no respondió a una estrategia para proteger la industria nacional sino que se encolumna en la lista de  promesas inclumplidas por el gobierno de Macri que hoy termina su mandato. Por el contrario el sector textil fue uno de los más golpeados durante la gestión. A saber, según un informe de la Fundación Protejer, al terminar estos cuatro años de gobierno se habrán perdido 50 mil puestos de trabajo, de los cuales 28 mil corresponden al sector formal. Eso sumado a que la actividad disminuyó un 18,6% en el primer semestre del año y se cerraron 300 empresas durante el 2019 y se registraron 21 meses consecutivos de caída en las ventas.

¿Exportar?

En contraposición a la idea expandida del sentido común que cuando el dólar está alto esto puede favorecer a la industria local para exportar, este tampoco parece haber sido el caso. Según el informe publicado por la Cámara Argentina de la Industria de la Indumentaria (CIAI) de acuerdo a los datos oficiales del INDEC, en el mes de octubre pasado, hubo un aumento en la exportaciones por primera vez en los últimos cinco meses. La misma entidad comunicó que el precio exportado promedió fue de 33,64 dólares por kilogramo y presentó una caía en torno a menos del 11% en relación a octubre del 2018.

En el acumulado anual de los primeros 10 meses del año, las exportaciones verificaron un incremento que rondó más del 8% en el valor y más de 13% en volumen, y las ventas de prendas de vestir al exterior totalizaron los 19,7 millones de dólares, con un total de 502 mil kilos con un precio promedio de 39,10 dólares por kg. Así y todo, según la CIAI las cifras de exportación aún continúan muy por debajo de lo registrado para años anteriores: los dólares exportados entre enero y octubre de 2019 resultaron un 31% menos que los de 2017, 24% menores que en 2016 y 57% en relación con el mismo período del 2015. Por último el documento reconoce que si bien el cambio fue atractivo, no fue suficiente y establece que si se logra el impulso de la cadena textil-indumentaria esto será relevante para crear empleo genuino y además permitirá la entrada de divisas para equilibrar la balanza comercial

En este contexto hay que destacar que durante la gestión de Cambiemos se aprobó la Ley Nacional de Talles en respuesta a las demandas de la sociedad civil al menos desde el retorno de la democracia. Durante el último año senadores del oficialismo y la oposición con María de los Ángeles Sacnun (FPV) y Olga Inés Brizuela y Doria (UCR- Cambiemos) a la cabeza, aunaron esfuerzos para lograr la aprobación en la cámara alta. La norma finalmente fue probada con 163 votos a favor ninguno en contra y 8 abstenciones en Diputados. El impulso en la cámara baja estuvo liderado por la legisladora Marcela Passo (FDT).

Lo próximo

A mediados de noviembre el presidente electo Alberto Fernández convocó a través de Daniel en Arroyo, ahora ministro de Desarrollo Social, y Victoria Tolosa Paz, presidenta del Consejo Federal de Políticas Públicas, al primer encuentro del “Programa de Lucha contra el Hambre”, del que participaron celebridades como Marcelo Tinelli y Narda Lepes, entre organizaciones del tercer sector y representantes de distintas cámaras comerciales e industriales 

Del área textil se la vio a María Cherñajovsky dueña de la firma María Cher. Aunque si bien la hija del empresario Rubén Cherñajovsky de la empresa Newsan, formó parte del encuentro no lo hizo hizo en representación de ninguna organización. A su vez, Christian Miño fue el representante de la Confederación Nacional de Cooperativas de Trabajo (CNCT) que incluye a la Red Textil Cooperativa orientada al desarrollo de ropa de trabajo e indumento.

Un  dato para no perder de vista ante la asunción del inminente gobierno es que Ariel Schale, ex directivo de la Fundación Protejer, con amplia experiencia en el sector textil, será parte de la cartera de Desarrollo Productivo a cargo de Matías Kulfas. A partir de mañana Schale ejercerá su cargo como Secretario de Industria, Gestión de Comercio Exterior y el Conocimiento

Compartir
Artículo anteriorPatti Smith, precursora de la moda a-gender
Artículo siguienteAsunción: Cómo vistió la familia presidencial
María Eugenia Maurello es graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Social y del posgrado de especialización en Sociología del Diseño, ambos por la Universidad de Buenos Aires. Ejerce el periodismo desde hace más de 15 años. Trabajó en los tres soportes (radio, gráfica y televisión) y también en medios digitales. Actualmente, escribe en el suplemento Moda y Belleza del diario La Nación, Revista VIVA y en los portales La Agenda BA y RedAcción. Produce y conduce el podcast “La Moda Dice” que se emite por Wetoker y por tercer año consecutivo dicta el taller de “Periodismo y Moda” en el Centro Cultural Ricardo Rojas de la UBA.

No hay comentarios

Dejar respuesta