Edha: la moda en la primera serie nacional de Netflix

Es parte esencial y estructural de la vida, no hay nada menos frívolo que la moda», dice Daniel Burman, creador y director de Edha, la primera serie original de Netflix producida en Argentina que se estrena el viernes 16 de marzo, en simultáneo para todo el mundo. Un thriller con toques de melodrama ambientado en el universo fashion de Buenos Aires ¿Cómo surgió la idea? «Por un lado, la moda argentina me pareció un buen territorio para una historia local con aspiración global -explica Burman- por otro lado, hay una paradoja muy atractiva; la moda que nos viste, nos tapa, es lo que más revela de nosotros».

Edha es la historia de una reconocida diseñadora de indumentaria llamada Edha Abadi (Juana Viale) que atraviesa un giro importante en su vida cuando conoce a Teo (el actor español Andrés Velencoso) un joven inmigrante signado por la venganza.

El entorno de Edha está conformado por su padre y socio Lorenzo Abadi (Osmar Núñez); su tía Odette (Inés Estévez); Jáuregui (Pablo Echarri), el padre de su hija Elena (Delfina Chaves); su asistente, Antonio (Juan Pablo Geretto) y Paloma (Julieta Zylberberg) también diseñadora y constante rival de Edha. En el contexto de Teo están: su hermano Manito (Daniel Pacheco), su novia Celia Vargas (Sofía Castiglione) y Yastin (Flavio Mendoza), el dueño de una agencia de modelos de Lugano, su barrio. Si bien entre ellos, Edha y Teo, las diferencias son abismales, un hecho trágico los vincula y hace que él se transforme en su modelo y en la inspiración inmediata para la línea de ropa masculina que ella está diseñando.

La serie cuenta con las plumas de Mario Segade y Virginia Martínez, la música es de Nico Cota y Ana Torrejón es la consultora de moda. Jessica Trosman, Martin Churba, Pablo Ramírez, Juan Hernández Daels, Marcelo Giacobbe, Vicki Otero, Matías Hidalgo y Romina Renom (de la firma Roma Renom) conforman el seleccionado de diseñadores que aparecerá en pantalla para dar verosimilitud al relato.

En el caso de Jessica Trosman no solo es la creadora de todas las prendas que diseña Edha en la ficción y que son mostradas en pasarela, sino que además tuvo un lugar destacado en el detrás de escena. «La admiré desde el momento en que entré a su taller, me sentí muy identificado con ella -comenta Burman- fue una gran colaboradora, nos ayudó a darle realidad a Edha». Tal cual lo explica el director, Jessica Trosman fue el espejo en el que se miró Juana Viale para la composición del personaje. La actriz asistió al atelier de la diseñadora y la observó atentamente para copiar cómo se hacen los moldes, se agarra la tela y se ponen los alfileres.

«Me encantaría que a través de lo que hizo Burman se puedan abrir negocios, relaciones o actividades que tengan que ver con la moda» dice Trosman en cuanto a la repercusión que puede generar la vista internacional de la serie.

A Martín Churba le tocó realizar una serie de prendas creadas especialmente para ser exhibidas como si se tratase de ropa hecha por Paloma, la diseñadora que toma el rol adverso a Edha. «Hablar de un contenido como es la moda en Argentina y haber tomado el trabajo de creadores que lo hacemos intensamente es muy generoso a todo nivel – expresa Churba- para nosotros y para que el mundo pueda bucear en una comunidad con tanta personalidad que, además, tiene una veta artística tan desarrollada».

El revés de la trama

Es dato, además, que -desde el vamos- la ficción se construye en paralelo entre el glamour de la pasarela y aquello que puede representar el reverso más nefasto; los talleres clandestinos. Ya en el primer capítulo hace visible todo lo que pueden traer aparejado: costos irrisorios, trabajo esclavo y muerte. Y a medida que avanza, la historia comienza a develar el entramado que entrelaza a la alcurnia de la moda, los tribunales y la marginalidad citadina. El fiscal de justicia encarnado por Daniel Hendler es el personaje que tendrá por delante esa tarea.

«Destaco mucho que todos los diseñadores que nos apoyaron se jugaron a estar presentes en una serie que habla sin tapujos de un tema tabú -reflexiona Burman- y que excede el mundo de la moda porque a los consumidores también les encanta ir a los shoppings a comprar ropa que vale igual que una hamburguesa». Así, el creador de Edha, trae a escena esta problemática que es intrínseca a la industria de la moda y que, una vez más, abrirá el debate sobre cuál es el modo de producción y cómo se consume indumentaria en Argentina y en el mundo.

Roberta Pesci. Diseñadora de vestuario

-¿Qué tiene de particular el vestuario del personaje de Edha?

Cuando empecé a leer el guion imaginé hacer una Edha al revés del mundo de la moda y el glamour; le planteé a Daniel (Burman) que quería que sea austera. La vestí durante toda la serie en blanco y negro. Con prendas que tienen buen corte pero que son netas. Siempre está con zapatos con altura para darle carácter, para ayudarla a plantarse desde un lugar de autoridad. Conseguí una tijerita que me pareció una belleza y le mandé a diseñar un porta tijera que va colgado del cuello como elemento de trabajo. Me pareció sumamente interesante que tuviera algo peligroso cerca.

-¿Y para los otros roles?

Paloma es todo lo opuesto a Edha, usa tipologías completamente diferentes. Es una mujer que se viste ajustada, usa colores más estridentes y los labios rojos. Teo viene de los barrios bajos. Andrés (Velencoso), el actor, es sumamente alto y una está acostumbrada a verlo en las pasarelas. Tuve que hacer que sea creíble que es un chico de Lugano. Las prendas las busqué en ferias americanas y en Once. Hice un proceso de desgaste y de envejecimiento con el vestuario para que parezca ropa vivida.

-¿A dónde está tu sello?

Desde chica, cuando iba a la facultad, siempre mi obsesión era mirar el calzado de la gente que viajaba e imaginaba cómo era su vida. Era como crear un personaje desde los zapatos; desde la sutileza y también desde la naturalidad. Trato que el personaje acompañe eso que el director y todos queremos contar. Los accesorios a mí me parecen muy importantes. Es interesante también la parte del trabajo de campo que se ha hecho para recolectar esas sutilezas y llevarlas a la pantalla con el personaje.

-A veces el público toma personajes como referencia de estilo ¿qué puede pasar con Edha?

Creo que pueden llegar a tomar diferentes estilos de distintos personajes; el de Juana (Viale) va a pegar porque es muy definido pero también el de Julieta (Zylberberg) o Sofía (Castiglione) y de otras actrices que tienen participación y que vienen de diferentes mundos. Seguramente se van a sentir identificados no sé si tanto con los personajes sino con las prendas. Nos pasa a todos, ves algo en la pantalla y decís «lo quiero». Hay prendas fetiches de las que uno se enamora. Me parece que eso es lo que va a suceder también con esta serie.

FuenteLa Nación
Compartir
Artículo anteriorBiotextiles: el cultivo de organismos vivos para fabricar telas
Artículo siguienteEl desfile Santiago Artemis en el Fin del Mundo
María Eugenia Maurello es graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Social y del posgrado de especialización en Sociología del Diseño, ambos por la Universidad de Buenos Aires (UBA). Ejerce el periodismo desde hace más de 16 años. Trabajó en los tres soportes (radio, gráfica y televisión) y también en medios digitales. Actualmente, escribe en el suplemento Moda y Belleza del diario La Nación, Revista VIVA, Revista Ñ. Produce y conduce el podcast “La Moda Dice” que se emite por Wetoker y por tercer año consecutivo dicta el taller de “Periodismo y Moda” en el Centro Cultural Ricardo Rojas de la UBA. Investiga sobre moda argentina para su próximo libro.

No hay comentarios

Dejar respuesta