Vanguardia argentina en Holanda

Los carteles, las camisas de los promotores, las proyecciones dicen: Fashion makes sense o la moda tiene sentido. Tal fue el leiv motiv del FashionClash Festival.

Este encuentro de moda alternativa que logra salirse de la agenda mainstream de las capitales del mundo fashion y se hace en simultáneo con algunas semanas de la moda más tradicionales de Europa, tiene sede en una ciudad sureña de Holanda, Maastricht, que cuenta con poco más de 120 mil habitantes. El evento nació en 2009 cuando un grupo de graduados de la Maastricht Academy of Fine Arts and Design decidió montar una plataforma internacional y multidisciplinaria para dar a conocer sus creaciones. Un año más tarde, ya participaban 100 diseñadores de 11 países distintos.

«Con la propuesta de «La moda tiene sentido» quisimos examinar la relación entre la moda y el cuerpo humano», explica Branko Popovic, codirector creativo del festival, y destaca que el objetivo está en «estimular a los diseñadores, a la industria y al público a pensar sobre el estado de la moda».

El FashionClash no sólo es un escenario privilegiado para difundir el trabajo de talentos jóvenes, sino también, para debatir temas polémicos, muchos de ellos incómodos para la industria. «Al investigar y cuestionar la «moda» aprendemos a entender la psicología de la conducta humana y su papel en socavar los estereotipos» dice Popovic.

La edición 2017 contó con la presencia de alrededor de 170 diseñadores provenientes de 25 países, y se extendió durante cuatro jornadas, en las que se desarrollaron performances de varias disciplinas, pasarelas, workshops. También se presentó el Fashion Clash Award y hubo charlas sobre el presente de la moda. Este año, además, se inauguró Forza Fashion House, un espacio de trabajo colaborativo que funciona como incubadora de talentos.

Presencia argentina

Lucía Chain, de 29 años, llegó a Maastricht para presentar su colección Salvaje Silvestre. Esta diseñadora de indumentaria argentina fue ganadora en el Semillero UBA de Bafweek 2014, después formó parte de la dupla creativa Chain García Bello. Y este año se (re) lanzó como Chain.

Abrió la pasarela de su show en Holanda con un minirrelato y mostró un video en español para que los asistentes supieran de qué se trataba la marca, de dónde venía ella. En el desfile, hizo alusión a la idea de recuperación de los oficios y mostró prendas inspiradas en ropa de trabajo. Utilizó tonos atípicos para la paleta que venía usando hasta acá; rosa, amarillo, celeste y gris . Es el resultado de un proceso. Chain optó por indagar en las tinturas obtenidas a partir de desechos orgánicos que genera en su propia cocina. Así, la piel de cebolla encontró correlación en el amarillo, el agua que se obtiene al hervir repollo colorado en el celeste, la de los porotos negros en el gris, y la de la remolacha en el rosa.

En esa traducción al textil, expresa una vuelta al origen e interpela al público. «Les impactó la conciencia ecológica que tiene mi planteo, no podían creer lo de las tinturas naturales», dice y agrega, «están muy alejados de lo que es natural, tienen todo muy procesado».

La novena edición del FashionClash Festival mostró que el paradigma de la industria de la moda, tal cual lo conocemos hoy, está en transición, con impulsos que van desde la necesidad creciente de hacer foco en la sustentabilidad hasta la incorporación de nuevos sentidos.

#Instaviaje

Lucía Chain sumó su marca a la plataforma Argentina Diseña Futuro (ADF), que lidera Sergio Morinigo y reúne a una selección de diseñadores argentinos, con proyección al mercado exterior. Son creativos que suelen realizar performances en lugares poco convencionales, atender a procesos sustentables y salirse de los cánones de la industria.

Chain fue la marca de ADF que dio inicio a la presentación del verano 2018. En ese marco, la primera acción consistió en el relato virtual que armó desde que llegó a Maastritcht y que transmitió, día a día, como historia en Instagram; imágenes de paisajes y esculturas que conmovieron el ojo de la diseñadora bajo la premisa de una mirada poética.

FuenteLa Nación
Compartir
Artículo anteriorVicky Salías: «El museo debe abarcar más expresiones de moda»
Artículo siguienteJorge Pedalino: «El concepto es más fuerte que yo»
María Eugenia Maurello es graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Social y del posgrado de especialización en Sociología del Diseño, ambos por la Universidad de Buenos Aires. Ejerce el periodismo desde hace más de 15 años. Trabajó en los tres soportes (radio, gráfica y televisión) y también en medios digitales. Actualmente, escribe en el suplemento Moda y Belleza del diario La Nación, Revista VIVA y en los portales La Agenda BA y RedAcción. Produce y conduce el podcast “La Moda Dice” que se emite por Wetoker y por tercer año consecutivo dicta el taller de “Periodismo y Moda” en el Centro Cultural Ricardo Rojas de la UBA.

No hay comentarios

Dejar respuesta