Pierre Cardin vuelve al futuro

La retrospectiva abarca 60 años de trabajo del diseñador. Cómo era la sociedad y la moda de la época. Vestimenta, objetos y decoración.

Llegó al futuro hace rato y ahora está de vuelta. De eso no caben dudas si se retoma la colección espacial que hizo en 1964. Sí, cinco años antes de la llegada del hombre a la luna y de otros acontecimientos galácticos. En ese sentido, ahora el Museo de Brooklyn le rinde homenaje con la muestra “Pierre Cardin: Future Fashion” que inauguró este fin de semana en Nueva York.

¿Qué comprende? 170 objetos extraídos de su taller y archivo; prendas de alta costura histórica y contemporánea, prêt-à-porter, accesorios, muebles, bocetos, fotografías, documentales y largometrajes, entre otros. Curada por Matthew Yokobosky podrá visitarse hasta el 5 de enero del año próximo.

La exhibición fue inaugurada en coincidencia con el 50 aniversario del 20 de julio de 1969, cuando el Apolo XI logró el alunizaje cuya transmisión por televisión significó la atención del mundo entero. Y no podría haber sido mejor la elección de la fecha si se tiene en cuenta que Cardin elaboró looks futuristas en la década el 60 y años posteriores. 

“La moda espacial representaba la idea de progreso y de conquistar el espacio exterior, por eso se pensaba en cómo adecuarla a los viajes lunares -analiza Rosana Leonardi titular de Historia de Diseño de Indumentaria y Textil en FADU-UBA- las series y el cine también recogieron la ciencia ficción de esa humanidad arquitecta de los grandes avances”. En ese contexto Cardin fue el creador de la “Cosmocorps” o “Vestimenta del cosmos” convirtiéndose en un ícono de la denominada era espacial. “Para la sociedad de esa época el progreso implicaba que la potencia humana, la promesa de futuro y de tecnología ilimitada ya había llegado” comenta Leonardi.

Verdadera vanguardia

El reconocido diseñador veneciano (Pietro Cardin) que desarrolló su extensa carrera con sede en París se animó al ready-to-wear cuando en Francia todavía era una mala palabra. Tanto que le valió la expulsión por un tiempo del Chambre Syndicale de la alta costura. Él mismo que a fines de los años 50 llevó sus diseños a Japón convirtiéndose en uno de los primeros creadores europeos en pisar Oriente, además de ser un referente -hasta el día de hoy- para los nipones.

Cardin que ideó el denominado vestido “Cardine”, hecho con una novedosa tela tecnológica, siempre un paso adelante fue uno de los primeros en trabajar con materiales sintéticos y en diseñar prendas sin distinción de género. Un verdadero adelanto al futuro, si se tiene en cuenta que esa es una tendencia cada vez más difundida hoy con la llamada ropa a-gender. Lo cierto es que para el creador que está a punto de cumplir 97 años no representaría ninguna novedad simplemente porque él ya lo hizo antes.

Quizás haya sido su capacidad expansiva para generar licencias de la marca y diversificar productos aquello que lo haya puesto a un costado del podio de la escena fashion mundial, sin embargo Cardin fue un vanguardista y uno de los diseñadores emblemas de la moda del siglo XX.

 

Fotos:

Instalación, Pierre Cardin: Future Fashion, Brooklyn Museum (Photo: Jonathan Dorado, Brooklyn Museum)

Pierre Cardin “Cardine” dress, 1968. (Photo: Courtesy of Archives
Pierre Cardin. © Archives Pierre Cardin)

Compartir
Artículo anteriorLa moda influenciada por Le Parc
Artículo siguienteBuenos Aires is Burning, todes bailan de Voguing
María Eugenia Maurello es graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Social y del posgrado de especialización en Sociología del Diseño, ambos por la Universidad de Buenos Aires. Ejerce el periodismo desde hace más de 15 años. Trabajó en los tres soportes (radio, gráfica y televisión) y también en medios digitales. Actualmente, escribe en el suplemento Moda y Belleza del diario La Nación, Revista VIVA y en los portales La Agenda BA y RedAcción. Produce y conduce el podcast “La Moda Dice” que se emite por Wetoker y por tercer año consecutivo dicta el taller de “Periodismo y Moda” en el Centro Cultural Ricardo Rojas de la UBA.

No hay comentarios

Dejar respuesta