Juliana García Bello, entre lo austral y lo citadino

Diseña a partir de su biografía. Desanda el camino de Buenos Aires al sur patagónico. Su modo es sostenible.

Con una colección inspirada en su infancia, particularmente en la reconstrucción del viaje de las encomiendas enviadas desde la casa de su abuela en La Plata a su hogar en Río Grande, Tierra del Fuego, Juliana García Bello es una de las ganadoras de Autores Moda BA y el jueves 7 de marzo a las 18 hs desfilará en BAFWEEK.

El dato es que las cajas, las de las encomiendas, pueden leerse en un plan epistolar porque es a partir de esas idas y vueltas cargadas de sentido que la diseñadora fueguina encuentra argumento para esta historia vestimentaria. «Estaban llenas de obsequios hechos a mano, de prendas que ella misma confeccionaba con ropa o textiles en desuso: una bolsa de caramelos de fruta, una servilleta o un pañuelo de flores, una torta de vainilla, una carta escrita a mano y todo el perfume de la casa de mi abuela Dora” dice.

La colección se caracteriza además por recursos constructivos que están tomados de elementos domésticos: cortinas, manteles, repasadores, almohadas, acolchados y ropa de cama. Sujetados por elásticos, volados y matelaseados de cubre camas.

¿Cómo lo hizo? “Deconstruimos prendas hechas en textiles rayados, cuadrille y lisos. Con una paleta de color pastel. Combinados con algodón orgánico. Las tipologías retomadas son túnicas, pantalones, faldas, chalecos y remerones. Una fusión entre soleros de entre casa de mi abuela y vestidos de mi infancia. Batones y camperas de invierno. Pañuelos y gorros de montaña” explica García Bello que suscribe su trabajo a una búsqueda por la identidad nacional. A eso suma que es una de las diseñadoras argentinas que -sin dudas- adhiere a tres de las premisas claves para hablar de indumentaria sostenible: sus prendas son genderless,  trabaja con material en desuso y confecciona a partir de la técnica del upcycling.

“Cuando trabajo, pienso en todo lo aprendido. Una mezcla de procesos creativos más intuitivos con otros mucho más claros y establecidos. Todo lo que hago es producto de mi formación. Desde la generación de una idea, la investigación, la producción y la forma en la que el producto llega a mis clientes” concluye la diseñadora graduada de la UBA.

Conexiones

«Siempre me pregunto si una pieza es de joyería o es un accesorio ¿cuáles son esos limites?». La joyería para García Bello alude a los objetos con los que se puede establecer una conexión más profunda, como lo hizo al crear los aros que acompañan la colección y que están basados en los ganchitos de pelo que también usaba su abuela.

 

Compartir
Artículo anteriorCholitas trans, kimono vinílico e inspiración en el carro de Apolo para el desfile «Blandos Volúmenes»
Artículo siguienteEdu De Crisci: “Quiero que mi colección sea accesible”
María Eugenia Maurello es graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Social y del posgrado de especialización en Sociología del Diseño, ambos por la Universidad de Buenos Aires. Ejerce el periodismo desde hace más de 15 años. Trabajó en los tres soportes (radio, gráfica y televisión) y también en medios digitales. Actualmente, escribe en el suplemento Moda y Belleza del diario La Nación, Revista VIVA y en los portales La Agenda BA y RedAcción. Produce y conduce el podcast “La Moda Dice” que se emite por Wetoker y por tercer año consecutivo dicta el taller de “Periodismo y Moda” en el Centro Cultural Ricardo Rojas de la UBA.

No hay comentarios

Dejar respuesta