«El Escándalo», cuando el patriarcado también opera en la vestimenta

La película vista en la avant premiere organizada por la Fundación Avon para periodistas, mujeres, da cuenta de cuánto puede tener que ver la vestimenta en el empoderamiento femenino.

Que se baje la pollera. Que las mujeres muestren las piernas durante el noticiero. Que den una vueltita delante de él y le dejen ver su ropa interior. Esas expresiones, reiteradas, a lo largo del film, son algunos de los tantos imperativos que el monstruoso Roger Ailes (John Lithgow), manifiesta ante sus empleadas. Así lo cuenta “El Escándalo”, la película que hace foco en el acoso sexual sostenido por este reconocido directivo y otros hombres, durante años, en la cadena televisiva, conservadora, Fox News

Y si hay algo que queda claro desde el vamos, en la hora y media que dura el film, es que el patriarcado también opera en la vestimenta. Tal cual lo demuestra Gretchen Carlson (Nicole Kidman), la mujer que decide hacer la denuncia en torno a la que gira esta historia. También como ella lo hacen, a lo largo de toda la película, otros personajes, como Megyn Kelly (Charlize Theron) y Kayla Pospisil (Margot Robbie), la primera una de las conductoras más destacadas de Fox y la otra una novata, que está haciendo sus primeros pasos. Ambas, padecen y después se animan a expresar, cada una a su modo, cómo es trabajar en un medio en el que el acoso está absolutamente naturalizado, y hasta el momento nadie se animó a ponerlo en evidencia. 

Este relato coral, con sólidas actuaciones de las tres actrices, es un testimonio de época que demuestra cómo la expansiva campaña del #metoo significó un antes y un después, para los medios, la industria del entretenimiento y para un mundo que parece estar cambiando de una vez por todas. 

Tras finalizar la proyección, hubo un conversatorio que contó con la presencia de Gabriela Rádice, en la moderación y Leonor Benedetto, Agustina Cabo, y Ana Inés Álvarez en el panel. “Hay que armar la sororidad y respetarnos en los tiempos” expresó Alvarez, de Fundación Avon, y comentó que a ella la impactó como se daba entre las mujeres que aparecen en la película. Cabo, actriz, la más joven de las cuatro, reflexionó sobre lo valioso que es “estar juntas”, mensaje vociferado una y otras vez en las marchas feministas en el país.

Benedetto, planteó una postura, discutida hacia adentro del feminismo, y de los feminismos, e inclusó interpeló a las asistentes a pensar en otra opción: que “los hombres nos acompañen”. Algo que hasta el momento no sucede, ni en las calles, ni en los ámbitos laborales, y tampoco se vió en el film. Por el contrario, son mujeres y solo ellas las que sostienen la lucha y quienes se hermanan ante las amenazas constantes del patriarcado, en el rol de Ailes, en este caso. Eso no solo pasa en Estados Unidos, donde transcurre la historia, sino que, por ahora, es un tema en casi todo el mundo.

«El Escándalo» se puede ver desde hoy en cines de toda Argentina.

 

Compartir
Artículo anteriorGreen Carpet: La respuesta artística a la «alfombra roja»
Artículo siguiente«Yo digo yo», y Dior también
María Eugenia Maurello es graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Social y del posgrado de especialización en Sociología del Diseño, ambos por la Universidad de Buenos Aires. Ejerce el periodismo desde hace más de 15 años. Trabajó en los tres soportes (radio, gráfica y televisión) y también en medios digitales. Actualmente, escribe en el suplemento Moda y Belleza del diario La Nación, Revista VIVA y en los portales La Agenda BA y RedAcción. Produce y conduce el podcast “La Moda Dice” que se emite por Wetoker y por tercer año consecutivo dicta el taller de “Periodismo y Moda” en el Centro Cultural Ricardo Rojas de la UBA.

No hay comentarios

Dejar respuesta