De protagonista de Avanti morocha a diseñadora de overoles bien rockeros

Sus amigos parisinos la llaman «el huracán Sol» y no exageran. Su ímpetu transformador se hace evidente apenas Sol Alac, actriz, compositora y cantante, rememora cómo fue la génesis de su vínculo con la moda. Transcurrían los años 90 y, al mismo tiempo que estudiaba teatro en la Manzana de las Luces, aprendía a coser y hacer moldes con dos de sus compañeros de curso. «Es que el tema de la ropa siempre estuvo presente de alguna manera», dice de esa experiencia. Después estudió danza, trabajó como modelo publicitaria, actuó en programas de televisión y protagonizó el video del ultra hitero Avanti morocha. Casada con el exfutbolista y ahora conductor Juan Pablo Sorín, transitó por más de cinco países por Europa y Sudamérica. Actualmente vive entre Brasil, Uruguay y Argentina. Está dedicada a la música y a Eyddos, la marca de ropa que comenzó, casi que sin querer, cuando hace dos años mandó a hacer un enterito para usar en un show y esa idea intuitiva terminó transformándose en una línea de indumentaria. Su propuesta incluye, en su mayoría, jumpsuits intervenidos con palabras y dibujos, y hace foco en la comodidad y en transmitir un mensaje.

-¿Los intervenís vos?

-Sí, junto con un grafitero uruguayo. Antes de Eyddos, pintaba mis jeans y remeras con lapicera o pintura. Lo hacía con mi hija Betta. Cuando terminé de hacer la intervención de la primera prenda, empecé a producir más y a pintar. En ese momento hablé con un chico que había hecho customizaciones para otras marcas, le expliqué lo que quería y lo hicimos. Después lo vio el músico rapero paulista Criolo y le encantó: «Qué copado», me dijo. Yo no le daba prendas a todo el mundo pero, como lo que él hace es innovador -una mezcla de géneros musicales de manera increíble-, decidí darle unos enteros, los usó y quedó divino, recontento; me mandaba fotos de él en los festivales. Y desde entonces, empezaron a pedirme prendas otros músicos.

-Se convirtió en una prenda de tribu…

-Sí, de tribu y música porque esta ropa realmente nace de la música. Otros artistas y músicos también me pidieron material. La música nos atrae, nos amontona, reúne y nos vamos encontrando en tribus. Para los artistas hago piezas específicas. Con algunos músicos alucinantes, tengo una conexión muy especial, tan potente que hasta se genera una corriente eléctrica te diría. Y la ropa tiene que reflejar esa conexión, tiene que transmitir algo.

-¿Cómo definís lo que hacés?

-Los artistas somos como obreros, de esos que tienen un papel fundamental en la concepción del mundo. Y en la gabardina busco ese material utilitario, funcional, que se adapte, tan necesario para el trabajo. En mi colección no hay dos prendas iguales, ya que tienen un buen trabajo de customización. Eyddos tiene que ver con la libertad de ser y hacer.

-¿Por qué ese nombre?

-Es una versión de una palabra de origen griego, eidos, que significa forma, aspecto, tipo o especie. El concepto se refiere a la forma que existe a partir del individuo y, al mismo tiempo, sin él. Y la marca tiene que ver con eso, con reinventar una nueva forma, con reversionar, intervenir, personalizar.

-Viviste en Buenos Aires, Roma, San Pablo, Hamburgo, experimentaste diversas culturas, ¿qué te aportaron?

-Ser cada vez más nómade. Incluso en San Pablo mismo, hay mucha diversidad cultural, mucho gueto, tribus, como las del rap en las que flipás. Y logro transmitir esa multiculturalidad, ese un poco de todo, lo cual me permite atraer a diversos públicos, como las cantantes negras que ahora la están rompiendo, tal es el caso de la carioca Iza que en un recital usó en un enterito Eyddos. En Hamburgo, que es una ciudad más señorial y chic, caminaba por la calle con mis enteritos en tela de fiesta y me los elogiaban. Y el andar de aquí para allá, suma y mucho. De todos lados, rescato algo, soy una esponja y, además, cada vez me cuesta más afincarme en un lugar. Aprendo, amo y abrazo lo mejor de cada sitio.

-¿Cómo comercializás la marca?

-Mucho por Internet y de manera directa. Estoy tratando de ampliar la escala de mi producción pero no a un volumen muy grande. Me interesa que no se encarezca y la pueda usar la gente de Argentina. Por más que se conozca en el exterior, no quiero que sea un producto exclusivo e inalcanzable. Diversifico la propuesta en una línea más simple y otra premium que está más intervenida, personalizada, con iniciales y cierres, por ejemplo. Hago cápsulas con grafiteros de Uruguay y Bello Horizonte. Y, ahora voy a hacerlo con los de Buenos Aires. Me encanta también que puedan intervenirlos artistas plásticos.

-¿Qué diseñadores te resultan interesantes?

-El diseñador y productor musical Virgil Abloh. Me encantan aquellos que consiguen subir a la pasarela lo que pasa en la calle y, al mismo tiempo, que bajan a la calle eso que se muestra en los desfiles; esa versatilidad me emociona. Y ni hablar Chanel, quien dijo «queremos pantalones» y puso pantalones; y lo que hace Karl Lagerfeld, que está todo el tiempo reinventando pero a la vez es elitista. Siempre me gustó Yves Saint Laurent y sobre todo su última etapa más rocker. De acá, sin duda, Jessica Trosman, una grosa; me encanta lo que hace y cómo encara todo.

-¿A quién te gustaría vestir?

-Me imagino artistas, músicos, fotógrafos, actores, activistas, personas que no importa lo que hagan sino que son, por sobre todo, libres, que les interesa comunicar algo con su ropa, sus acciones y valores. Me encanta la gente que tiene un discurso potente detrás. Y en Argentina las minas pisan cada vez más fuerte. Las actrices y las músicas la están rompiendo como las chicas de Eruca Sativa o Miss Bolivia. Quiero tener la estructura para poder vestirlas y después bancar lo que viene cuando la gente que las sigue quiera cosas parecidas.

-Más allá de la música ¿qué te inspira, qué te informa?

-Sobre todo, algunos autores como Neruda, Galeano, Laura Restrepo, Clarice Lispector, Julia Álvarez y tantos otros.

Moda & fútbol

Con su marido, Juan Pablo Sorín, producen y realizan el programa Se joga em casa que graban en su hogar de San Pablo y al que asisten personalidades de la talla de Caetano Veloso. El próximo proyecto de la dupla creativa será sobre moda & fútbol, en el que participarán diseñadores de indumentaria.

ARDE

Quiere decir Amor Resistencia Diversidad y Eternidad. Es un movimiento que se da a partir de la ropa, en particular, de Eyddos. Propone sumar gente de diferentes ámbitos a conversar sobre «qué estamos haciendo desde el arte, la moda y la cultura en este momento de tanta violencia». Hizo un primer encuentro en Uruguay y otro en Bello Horizonte en el marco de las manifestaciones previas a las elecciones en Brasil.

FuenteLa Nación
Compartir
Artículo anteriorMujeres rurales en foco: la vestimenta como expresión cultural
Artículo siguienteUna muestra de la botánica en el diseño de indumentaria
María Eugenia Maurello es graduada de la carrera de Ciencias de la Comunicación Social y del posgrado de especialización en Sociología del Diseño, ambos por la Universidad de Buenos Aires. Ejerce el periodismo desde hace más de 15 años. Trabajó en los tres soportes (radio, gráfica y televisión) y también en medios digitales. Actualmente, escribe en el suplemento Moda y Belleza del diario La Nación, Revista VIVA y en los portales La Agenda BA y RedAcción. Produce y conduce el podcast “La Moda Dice” que se emite por Wetoker y por tercer año consecutivo dicta el taller de “Periodismo y Moda” en el Centro Cultural Ricardo Rojas de la UBA.

No hay comentarios

Dejar respuesta